Terrorismo etarra

 Esta tarde de 5 de diciembre, a las ocho y media de la tarde, en la plaza de María Pita, ante el ayuntamiento, nos concentraremos unos pocos ciudadanos, en silencio, para expresar nuestra tristeza y solidaridad a la familia de la victima y nuestra condena a los asesinos, cómplices, justificadores y demás fauna de su entorno, sin la que se morirían de hambre.

Si por nosotros fuese, nunca habrían adquirido la esperanza de negociar con nuestra representación política sus imposiciones criminales. Nunca habrían obtenido nada del crimen fuera de lo prescrito en el Código penal.

Descanse en paz, D. Ignacio Uría Mendizábal.