Inicio

La Coruña, con L de libertad

Imagen: La Coruña, con L de libertad

Doma y castración del Reino de Galicia

 

Reyes Catolicos Galicia

Nacionalismo en las aulas

juventud nazionalista

1980

 

cartel 1980 300x136

 

E-On y ENDESA Al final no pudo ser. Endesa no se salva, se hace pepitoria con ella. Estaba cantado: la España de ZP es semejante a la Venezuela de su colega Chavez salvo en dos cosas: la Península ibérica sigue en el continente europeo y aquí no hay petróleo. La credibilidad de España y sus instituciones, el respeto a la Ley, la seguridad jurídica, la propiedad privada, los legítimos intereses de usuarios, trabajadores y empresas afectadas han sido oportunamente pasados por el conocido talante de ZP.

 

Endesa en pepitoria La lamentable historia de la OPA contra Endesa resulta un ejemplo de cómo no debe funcionar un país occidental respetado y respetable. En vez de protección de la Libertad, o de leyes pocas pero justas, claras, contundentes, iguales para todos, y de una Justicia árbitro ágil y eficaz que permita la primacía de la sociedad civil, el desmoralizador espectáculo del compadreo tramposo, la Bolsa convertida en una timba de tahúres con la complicidad de instituciones que deberían haber velado por el juego limpio y la igualdad de oportunidades.

Bien es verdad que este tipo de escándalos socialistas no son nuevos. Ni es el primero, ni desgraciadamente será el último, mientras sigan disfrutando de la impunidad penal, social y mediática existente hasta ahora. Dentro de la acreditada trayectoria socialista de mangoneo y destrucción del sector público y de las empresas más relevantes del antiguo patrimonio capitalizado por los diferentes agentes económicos españoles (empresas, Hacienda pública, trabajadores y usuarios) a lo largo de varias décadas, Endesa es otra víctima más ¿acaso la última? de la amalgama de intereses bastardos entre los sucesivos gobiernos socialistas y los agiotistas sin fronteras más desvergonzados e impunes.

Se añade al escándalo RUMASA, al escándalo BANESTO o BANCO URQUIJO, o al de CAMPSA. O al escándalo ENAGAS, madre de todos los escándalos relacionados con el gas natural en nuestra Patria. Pero siempre la destrucción del orden, la fragmentación del todo empresarial en partes para alimentar a sectas insaciables, del mismo modo que se fragmenta la propia Nación en nacioncillas irrelevantes.

Una vez más se demuestra que el único verdadero campeón nacional es ZP pero en despotismo y capacidad de destrucción. ZP ha demostrado que no se para en barras y que arrasa con todo: ley de Partidos, constitución, respeto a la legalidad, decencia pública de las instituciones, independencia de la Justicia. La propia credibilidad de las instituciones jurídico-económicas de España en el mundo globalizado.

ZP está convirtiendo el Reino de España en una Monarquía bananera, (o mejor tomatera, ya que el cultivo del plátano gasta mucha agua y está en desacuerdo con nuestras peculiares condiciones climáticas), cuyo nombre puede ser asociado con ventaja al de las repúblicas ocupadas por el Tirano Banderas de turno.

Ganan los agiotistas y sus cómplices. Pierden inversores estables, trabajadores y usuarios. La empresa "opante" alemana ha podido comprobar en sus costillas que en España de nada sirve transitar por los cauces legales si se carece de la protección de Monipodio.

Y que, como decía Quevedo, "do no reinar la justicia es gran peligro tener razón".

Pues también hay un mensaje político muy preocupante en todo esto. España no es un estado de derecho. Aquí la ley no vale nada si el gobierno socialista no quiere. Si ETA busca información sobre Fernando Savater o Maite Pagaza, aquí ciertos agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado pueden realizar seguimientos a directivos como Pizarro, a los que el gobierno considera sus enemigos, u obstáculos para el logro de sus objetivos más inconfesables. Puede mangonear a voluntad y sin cuidar las formas más elementales la CNE o la CNMV. Puede acosar a quien trata de cumplir sus obligaciones morales, legales o estatutarias. Se cambian leyes y normativa sobre la marcha, incluso retroactivamente. O se deja trampear al amiguete. Y, aquí, es el gobierno de Su Majestad, que ha jurado defender a las instituciones constitucionales quien las ridiculiza y ningunea cuando le conviene. Y también ¡qué papelón para el otrora respetado eurocomisario Solbes!

Para colmo a su hombre en la CNMV, además de burlarle, ni siquiera se le permite explicar las razones de su dimisión. En este patio de Monipodio al disidente hay que quitarle el honor y la palabra, además de la hacienda, no sea que la decencia vaya a resultar contagiosa.

Arrumbada toda idea de política nacional, de lucha contra los desequilibrios regionales o de visión de conjunto de los intereses de España por la vía de las actuaciones de las grandes empresas, vamos a ver ahora qué pasa con los activos ubicados en distintos territorios regionales de la empresa cazada.

Y para los trabajadores de Endesa se abre una grave amenaza. Quizás a corto plazo serán repartidos, ligándolos a sus activos respectivos, como los siervos de la gleba entre señores feudales. A medio y largo, serán considerados como gentes poco fiables e incómodas para los nuevos amos, testigos indeseados del pecado original de donde viene su medro presente. La memoria viva de la injusticia perpetrada.

Pero seguro que los sindicatos actuales tampoco dicen "ni mú". Y es que ya se sabe: "As dereitas teñen a culpa de todo" (Castelao, 1936).

Mientras, la ciudad alegre y confiada se va de semana santa. Casualmente suben la gasolina y los precios de la hostelería.

Y ¡Cuidado con el radar cazamultas! Que en esto si que somos no ya europeos sino nórdicos.