Inicio

La Coruña, con L de libertad

Imagen: La Coruña, con L de libertad

Doma y castración del Reino de Galicia

 

Reyes Catolicos Galicia

Nacionalismo en las aulas

juventud nazionalista

1980

 

cartel 1980 300x136

Esta manifestación, cuya cabecera y centro están en Madrid, que se celebra simultáneamente también en Vigo, Barcelona, Las Palmas e Ibiza, se ha convocado por el Foro Ermua con el apoyo de más de ciento cuarenta entidades cívicas de toda España, y, entre las primeras en adherirse, Coruña Liberal, AGLI y Vigueses por la Libertad.
Su mensaje está claramente expresado en el lema general pero voy a recordar sus supuestos, antecedentes e intención: no es ésta la ocasión de recriminar los errores, sino de exigir unidad y ofrecer apoyo cívico para enderezar el rumbo.
El gobierno actual fue elegido, entre otras cosas, para gestionar el compromiso electoral del partido que lo sustenta, expresado en estas palabras literales:
Para los socialistas, el terrorismo sigue siendo el único conflicto no resuelto de los que afectan a la convivencia de los españoles.
Su presencia –vil y cruel- se mantiene viva en los atentados, chantajes y amenazas que ...  se siguen produciendo... y en los miles de víctimas que, con su testimonio de dolor y compromiso, recuerdan a diario a la sociedad que el terror carece de principios, que no persigue más objetivo que su propia supervivencia y que la paz y la libertad no se consiguen cediendo a sus amenazas.
Nada ha dado ni dará mejores frutos para la erradicación definitiva del terrorismo que la combinación de la acción policial decidida y constante, la eficaz cooperación internacional, la movilización de los ciudadanos y la unidad de los demócratas.

Basándose en estas convicciones, compartidas por una amplísima mayoría de los españoles los dos partidos de ámbito nacional acordaron con el gobierno anterior el Pacto de Estado por la Libertad y contra el Terrorismo, y el partido actualmente gobernante se comprometió con los electores convocados a las urnas el 14 de marzo de 2004:

- a mantener ese Pacto vivo y en vigor hasta la derrota total de ETA o su disolución efectiva;
- a la observancia estricta de la Constitución con el consiguiente rechazo de cualquier negociación que implique el pago de un precio político  por el fin de la violencia;
- a comparecer en el Parlamento para informar a los Grupos Parlamentarios del estado de la lucha contra el terrorismo, con el fin de buscar estrategias comunes ...  para asegurar el derecho a la vida y a la libertad de expresión, manifestación y pensamiento de cuantos se sienten abstracta o concretamente amenazados.
- Y a mantener el apoyo moral y material a las víctimas de la violencia terrorista.

Nunca se nos ha explicado qué pudo haber sucedido para que quien se hizo con la presidencia del gobierno con estas promesas decidiese substituir derrota,  cuyo significado conoce cualquiera,  por final dialogado, cuyo significado impreciso y cambiante ha sido, según los días, ni vencedores ni vencidos, es decir, equiparación de víctimas y verdugos, reconocimiento de razones del terrorismo, y por tanto, de estatus político a sus autores, incluso en el ámbito internacional, ... y otros gravísimos despropósitos.

Pero, como he dicho al principio, no se convocó esta manifestación para reiterar lo obvio, ni para pedir explicaciones tal vez imposibles, y seguramente inútiles, sino para demandar el restablecimiento de la unidad democrática contra el terrorismo, sobre la base de su derrota con los instrumentos del Estado de derecho, no mediante transacciones necesariamente indignas, entre un estado que queremos democrático y quienes no tienen otro argumento ni mérito que un pavoroso currículum criminal, y la amenaza permanente de ampliarlo.

Para esa unidad, en la que YA HAN COINCIDIDO, y que no necesita ser reinventada, los dos partidos de ámbito nacional han tenido, y volverán a tener el más amplio respaldo de los ciudadanos, ¡¡y eso es lo que queremos manifestar hoy aquí, en Vigo, en Madrid, en Barcelona y en Las Palmas!!