Inicio

La Coruña, con L de libertad

Imagen: La Coruña, con L de libertad

Doma y castración del Reino de Galicia

 

Reyes Catolicos Galicia

Nacionalismo en las aulas

juventud nazionalista

1980

 

cartel 1980 300x136

 Santa Fe de Tierra Firme-arenales, pitas, manglares, petróleo, chumberas-en las cartas antiguas, Punta de las Serpientes.

En Venezuela Tirano Chaveras ha recibido un inesperado pescozón electoral.

Parece ser que le han fallado las trampas o que parte del ejército no le ha dejado consumar el pucherazo. O que siguen las secuelas del borbónico ¿por qué no te callas?

Los tiranos no dimiten pese a ser desautorizados. Se sacrifican to pa el pueblo. Dicen malas lenguas generalmente bien informadas que han cohechado el resultado final publicable a lo largo de toda la noche hasta hacerlo soportable.

El caso es que ha salido el no. "Por ahora" como ha puntualizado el Tirano.

Don Celestino Moratino Galindo, orondo, redondo, pedante, tomó la palabra y con aduladoras hipérboles, saludó al glorioso pacificador bolivariano y le felicitó si no por el éxito en la procura del comunismo liberticida, sí por el consuelo de la pertinaz limpieza del rito electoral. Don Celestino Moratino Galindo miente y él lo sabe. De tahúr a tahúr las mentiras están amortizadas.

Mientras Tirano Chaveras amenaza a las codiciosas empresas extranjeras, la Colonia Española eleva sus homenajes al benemérito patricio, faro de la alianza de las civilizaciones y raro ejemplo de virtud y energía bolivarianas, que ha sabido restablecer la revolución y la memoria histórica del futurista pretérito Caudillo decimonónico, bien llamado "el trípode" por sus amantes.

Niño Santos Chaveras se retiró de la televisión para despachar rápido a la endomingada diputación de la Colonia Española. A su seña de mus Don Celestino Moratino Galindo, orondo, redondo, pedante, le aguarda obediente, baboso y zalamero.

Los hijos de la chingada se han salido esta vez con la suya y han evitado por ahora mi castigo ejemplar a la demagogia neoliberal. Los malditos estudiantes, señoritos de las clases altas que no pueden tragar que les gobierne un mestizo.

Vos sois mis candidatos preferidos para el gobierno de la Madrastra Patria pero las armas que os he comprado están inutilizadas. La tecnología no es vuestra, la culpa la tiene Bush.

Habrá que preguntar a Bono, pero lo que se da no se quita, Santa Rita, Rita.

Y Santa Bárbara maldita, mañana 4 de diciembre.

Mientras truena o no truena le distrae Don Celestino, encelándole con un ayudado por bajo:

Parece ser que los ricos de la clase media y la derecha extrema no han votado. O casi. La escasa participación, sobre todo en los barrios altos, así lo atestigua.

Los chingados de los ranchitos me han traicionado, pero lo malo es el coronelito.

Qué se teme Usted ¿una nueva pendejada?

Me la temo.

El excelentísimo señor Don José Isabel Cristino Rodrígo y Zapatero de Togores, Varón de Benipesoe y Maestrante de Trola, le traslada el más sincero pésame en nombre del gobierno de Su Católica Majestad. Y le ofrece asilo político si fuere menester. Zapatero de Tagores tenía la voz de engolada cotorrona y el pisar de bailarín. Lucio, grandote, fusiforme, abobalicado, asustado, cabreado por ser certeramente calificado en público, muy propicio al cuchicheo y al chismorreo, asaz cobardica que huye incluso e sus propias convocatorias, le ofrece asilo político si fuere menester mientras rezuma falsas melosidades.

Me congratula mucho este apoyo moral de la Colonia Hispana tan sabiamente dirigida a la Alianza de Civilizaciones con importantes logros inocultables, envidia de las potencias extranjeras, junto con la civilización etarra, la catalanista del 3%, la moruna, la castrista y la atómica persa. No descarto salir de naja con las maletas repletas como un Negrín o un Prieto, pero es prematuro. Ya se verá.

El líder de la oposición, pero poca, descansa de tanta tribulación y deshoja la margarita. Me manifiesto, no me manifiesto. Les junto, no les junto.

El reciente caso del plebiscito Chaveras muestra como el final de la tiranía acaso antes que por el heroísmo de ciertos colectivos y asociaciones cívicas o por el pasotismo desesperado de las clases medias e ilustradas puede venir inopinadamente de las muchedumbres en cuyo supuesto nombre se busca el quimérico socialismo. La Venezuela teleidiota de los ranchitos, la mugre, y la demagogia populachera parece ser que muestra ya cierto hartazgo del fantoche Chaveras y su tenebrosa demagogia bolivariana.

Tirano Chaveras ha querido cambiar el sistema político para perpetuarse en el poder y los supuestamente suyos no le han dejado. Ha querido hacer trampas con el resultado electoral y tampoco le han dejado.

Pero Tirano Chaveras, receloso, al pasar escudriñaba el rostro oscuro de los soldados Todo un bonito caso para la meditación por parte de la Autoridad competente.

¿Qué pasará en España en la primavera que viene?